Administrador de autoarranque

<< Click to Display Table of Contents >>

Navigation:  »No topics above this level«

Administrador de autoarranque

Previous pageReturn to chapter overviewNext page

Con el Administrador de autoarranque se pueden administrar los programas que arrancan automáticamente al iniciarse Windows. Normalmente, estos programas se cargan directamente al arrancar el sistema. Si se pueden administrar con el Administrador de autoarranque, pueden también iniciarse con demora o en función del grado de ocupación del sistema o del disco duro. Esto permite un arranque más rápido del sistema, mejorando así el rendimiento del ordenador.

Al abrir el Administrador de autoarranque, podrá ver en el lado izquierdo una lista de todos los programas de autoarranque instalados en su ordenador. Normalmente se inician sin demora, es decir, directamente al arrancar Windows, lo que puede ocasionar que su ordenador arranque muy despacio.

Solo tiene que seleccionar con el icono de flecha los programas de autoarranque que desee iniciar con demora, aligerando así el proceso de arranque de Windows. Con esta medida, su sistema operativo Windows arrancará y estará operativo notablemente más rápido.
Pero si desea posteriormente que un programa de autoarranque vuelva a iniciarse sin demora, solo tiene que sacarlo de nuevo de la carpeta Autoarranque con demora y llevarlo a la carpeta Autoarranque sin demora.

Ajustar demora

Si tiene un programa en la carpeta Autoarranque con demora, puede determinar con toda facilidad los minutos que se demorará el inicio de este software. Solo tiene que pulsar el programa y seleccionar en la columna de demora el intervalo deseado.

Aquí tiene a su disposición las siguientes entradas:

No iniciar: La aplicación está administrada por el Administrador de autoarranque, pero no arrancará también la próxima vez que se inicie el sistema. Permanece inactiva.
1 - 10 minutos: La aplicación se inicia más tarde, tantos minutos como se haya seleccionado aquí.
Inicio automático: La aplicación se inicia automáticamente en función de la carga del disco duro o CPU. Esto significa que otra aplicación de autoarranque no se iniciará hasta que no remita la carga del sistema causada por el arranque de otras aplicaciones de autoarranque u otros procesos.